El Amor en Tiempos de Grindr

1.188 Visitas

En el principio Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, por lo que les dio el habla y la comunicación como un regalo. En un inicio las personas se conocían de frente e intercambiaban sus gustos, metas, sueños y lo que pretendían hacer a futuro. Las relaciones eran el fruto de varias salidas y quizás encuentros sexuales después de la 3era o 4ta cita.

Adán y Esteban fueron la primera pareja que Dios puso en el jardín del Edén. Y vivían en sagrado matrimonio (porque en su estado ya era legal casarse 😉). Ambos vivían en armonía y con algunos problemas de vez en cuando (como cualquier pareja). Adán trabajaba como administrador de los recursos del jardín del Edén. Mientras que Esteban se encargaba de hacer bonitas y creativas campañas para los derechos animales. Su casa se encontraba en una de las orillas del Edén en donde tenían su propio huerto.

Seguir leyendo

Quizás te interese:

Soy Homosexual y Dios me Ama.

1.112 Visitas

Desde muy pequeño palabras hirientes fueron lanzas, las cuales me golpeaban en silencio. Me crié en una religión en donde las reglas era muy estrictas con respecto a muchos temas; nunca olvidare ese temblor, miedo y agitación que sentía cada vez que decían la palabra “homosexual“. Sentía que todos me miraban, se reían de mi y hasta me juzgaban. Me hacia tan pequeño que la autoestima no estaba en mi vocabulario, ni en mi vida.

Por años ese fue mi terror y sufrimiento, ver como mi familia ser burlaba de las personas como yo, las hacían menos o incluso las condenaban al fuego eterno. Durante toda mi niñez me enseñaron que los homosexuales no iba a heredar “lo que Dios nos prometía“, y debo admitir que el constante bombardeo de estas ideas lograron hacer de mí un niño inseguro y solitario.

Yo, al igual que muchos de ustedes, no tuve a quien recurrir, con quien confiar sin sentirme rechazado, sino comprendido. Siendo muy honesto es que nunca lo encontré. Por muchos años estuve peleado con Dios, le reclame muchas veces por haberme hecho homosexual, por darme un hogar donde todos odiaban a las personas como yo, incluso lloré para pedirle que me cambiara.

Seguir leyendo

Quizás te interese: