Las Pequeñas Cosas de La Vida

297 Visitas

Hay ocasiones en que damos las cosas por sentado.

Pensamos que ya no necesitamos cuidar y regar la flor, porque la lluvia se encargara de hacerlo. Que no es necesario limpiar la cloaca de la basura que intenta atravesar por ella, porque el agua eventualmente hará que todo siga su curso.

Que no importa si limpiamos el espejo en donde nos miramos, porque por más que se vea percudido, siempre veremos aunque sea una sombra tenue de nosotros. Creemos que sin importar las veces que tiremos o rompamos algo, siempre podremos repararlas, pensando que quedara como la primera vez. O que quizás no importa lo sucio que estén nuestros tenis blancos, siempre podremos limpiarlos y darles el color que tenían al principio. Cuando la realidad es que, por más que nos esforcemos no regresan a su color original si no se limpian con frecuencia.

A veces pensamos que las cosas que ya tenemos en nuestro poder, siempre lo será. Pero olvidamos que si la llave cae en manos ajenas, terminara siendo robada por alguien más. Hay mucho que tienen la idea que limpiar una vez a la semana mantendrá limpia nuestro estante de libros.

Pero la realidad es que si descuidamos los pequeños detalles, y damos por sentadas muchas cosas, el día de mañana terminaremos perdiendo lo que siempre creímos seria nuestro. Y puede que en ocasiones se pueda recuperar pero habrá otras en donde por más que intentes hacer memoria, no podrás recordar en donde las dejaste o a quien se lo prestaste.

Inclusive podríamos pensar que las promesas por el simple hecho de hacerlas, tiene una validez. Cuando lo que más importa son las acciones que tomamos para hacerlas realidad.

Los pequeños detalles, hacen que las pequeñas cosas de la vida, siempre sean nuestras. Y si algún día deseamos dárselo a alguien más, sea porque así lo queremos y no por un descuido de nuestra parte.

Califica mi artículo.
[Total: 0 Votos: 0]

Quizás te interese:

Deja un comentario