Te Fuiste Un Día de Primavera

243 Visitas

Te fuiste un día de primavera para no regresar.

Te fuiste tan pronto de mi vida, pero olvidaste llevarte el sonido de tus ronquidos de mi mente. No te llevaste mis recuerdos de tus manos tocando mi cuerpo, mi cintura, mis orejas y mis labios. Se te olvido llevarte tus besos, tus abrazos y tus muestras de cariño que me hacías cada vez que podías.

No recordaste cargar con el sonido de tu risa, y mi recuerdo de ti sentado en el sillón viendo Tik Tok. Aquí dejaste tus sueños que tanto me contabas todos los días, nuestras metas que construimos juntos y nuestros deseos que soñamos tener en un futuro muy cercano, y tantas cosas que planeamos tener en el futuro.

Olvidaste llevarte el peculiar olor de tu ropa, de tus camisas y de tus suéteres. Se te olvido llevarme contigo, y no recordaste que no puedo estar sin ti. Que tú eras mi ancla para tener los pies en la tierra.

Te fuiste y mi cama está vacía. Tu espacio está ahí, aguardando por tu regreso. Tus almohadas siguen en el mismo lugar como las dejaste. Ni siquiera he podido cambiar las fundas de estas, porque todavía conservan tu olor y tu presencia. Tus zapatos, tus libros, tus gorras y el resto de tus objetos personales se quedaron como los dejaste.

Por las noches, al querer conciliar el sueño, me encuentro con un enorme silencio. Tan solo en mi mente puedo escuchar tus risas, tu voz llamándome y a ti diciéndome que me amas y que nunca me dejarías.

Aunque me hiciste prometer que yo seguiría con mi vida, la verdad es que no puedo. Y aunque sé que ahora estas en un lugar mejor, tengo tantas ganas de alcanzarte en la primera oportunidad que tenga. Para sentir de nuevo tu calor en mi cuerpo y tus manos tibias con mis dedos. Porque quisiera platicarte que desde que te fuiste mi vida ya no es como solía serlo. Que mi vida no tiene ya sentido. Y que aunque he intentado ser fuerte, no lo he logrado con ningún éxito. 

A veces cuando llego del trabajo me siento en el sillón de la sala y veo hacia la puerta, esperando que la cruces de nuevo, y escuchar tu voz de nuevo y yo correr a darte un beso de bienvenida. Nuestro perrito sigue corriendo hacia la puerta cada que escucha a alguien subir las escaleras pero tan solo veo caer la tarde, seguida de la noche y solo en mis sueños llegas a casa. 

Si, te fuiste un día de primavera, cuando menos lo esperaba. Cuando menos pensé que sería la última vez que te diría “te amo”, cuando bese tus labios y te dije que nos veríamos pronto. Vi tu sonrisa, y tú me miraste con esos ojos cafés que gritaban “te amo”.

Y ahora que ya no estas, solo tengo la esperanza. De un día estar de nuevo contigo a tu lado, para la eternidad, como siempre lo soñamos, como siempre lo quisimos, como siempre lo prometimos. Y que quizás ahí y solo ahí, podamos tener todo el tiempo del mundo. 

Porque hoy, tan solo vives en mi mente y solo te veo en mis sueños. Y es ahí donde quisiera quedarme para siempre, en ese mundo perfecto donde nunca tendría miedo de perderte, y quizás pronto sea así. Quizás pronto nos encontremos, en donde estoy seguro de que estas esperando por mí, para tomar de nuevo mí mano.

Califica mi artículo.
[Total: 1 Votos: 5]

Quizás te interese:

Deja un comentario