Hombre Compartido

213 Visitas

Hoy es uno de esos días llenos de felicidad pero al mismo tiempo amargo. Del cual no sabes en qué momento pasaste del cien al cero. El saber que puedes expresar libremente todos tus sentimientos, pero a la vez te invade el miedo a las respuestas. Aún sabiendo que es lo que más espero y necesito saber, pero no me atrevo a decírtelo.

A veces quisiera saber si tú piensas en mí, como yo en ti, así como dicen en las novelas. Desearía que hoy fuera como esos primeros días en los que nos conocimos. Cuando juntos éramos uno y nada más importaba. Y sé que cuando estamos juntos tratas de darme todo, desde tu sonrisa al saludarme cuando bajas de tu coche, y que cada que te acercas a mi, siento esa chispa y la necesidad de darnos un abrazo y nunca soltarnos.

Ojalá algún día, alguno de los dos sea lo suficientemente valiente para dar el primer paso, ya sea para darle inicio o final a esto que tenemos. Me gustaría que fuera yo quien despertara a tu lado y darte los buenos días, pero la vida no es así y sé que la compartes con alguien mas. También sé que llegue tarde a tu vida pero a pesar de todo eso, no hay día que no esperé tu mensaje y que cuando llega soy el hombre más feliz del mundo.

Aunque esa felicidad nos dure tan solo 20 minutos, porqué siempre viene acompañada de esa vieja discusión de querer vernos. Pero lo único que hacemos es llenar nuestros propios vacíos. Y a lo largo de nuestra larga “relación” he entendido que el vacío que tienes es comprensión y falta de cariño por tu pareja, mientras que el mio es la soledad.

Siempre me he preguntando la razón de que me pasé todo esto y a pesar de que sé cual es la respuesta y de quién es la culpa, sigo cometiendo el mismo error. Llevamos un buen de tiempo queriendo salvar algo que hasta ahora significa nada para ti. Y a pesar de que sabes de mis sentimientos no haces nada por detenerme. Y solo me mantienes con escusas interminables, así como promesas de encuentros que terminan por cancelarse al último momento. A veces me haces sentir que yo soy el que tiene la culpa por no vernos. Pero simplemente no sé si quiera seguir alimentando todo esto.

Es raro y tonto que hasta ahora seamos lo mejor que nos hemos topado en nuestras vidas, pero sé que al mismo tiempo somos prohibidos. Solamente me quedo aquí con mi corazón en la mano mientras te veo de lejos con la familia que yo hubiera deseado tener contigo.

Califica mi artículo.
[Total: 3 Votos: 3.7]

Quizás te interese:

Deja un comentario