Lo Inesperado de Conocerte

76 Visitas

Al igual que muchas personas, siempre me dejo llevar por mis instintos antes de pedir una salida, pero contigo se sintió como una experiencia completamente nueva. Parece que fue hace sólo un momento cuando te vi sentado con tu camisa azul cielo, tu mascada extranjera y tu sonrisa de oreja a oreja.

Creo que fue instantáneo la conexión que sentimos y no lo sabíamos, simplemente nuestros cuerpos y mentes lo habían entendido. Con el transcurso del tiempo, me fui dando cuenta que esta sería una noche como no había tenido en mucho tiempo. Una que iba a guardar en mis recuerdos por siempre.

Seguir leyendo

El Chico del Autobús

283 Visitas

Todas las tardes me apuro para tomar el mismo autobús. Aún cuando da más vueltas siempre prefiero irme en ese. Mi amiga me ha preguntado varias veces el porque tomo uno que me deja más lejos de mi casa y la verdad nunca le he dicho la verdad.

En esa ruta a las 8:25 de la noche y sin falta se sube el mismo chico vestido de color caqui. La primera vez que lo vi pensé que me había enamorado pero era muy apresurado para poder considerarlo. Muy en lo profundo me hacía recordar a un ex amor (cosa que tampoco le he dicho a nadie).

Seguir leyendo

El Amor en Tiempos de Grindr

248 Visitas

En el principio Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, por lo que les dio el habla y la comunicación como un regalo. En un inicio las personas se conocían de frente e intercambiaban sus gustos, metas, sueños y lo que pretendían hacer a futuro. Las relaciones eran el fruto de varias salidas y quizás encuentros sexuales después de la 3era o 4ta cita.

Adán y Esteban fueron la primera pareja que Dios puso en el jardín del Edén. Y vivían en sagrado matrimonio (porque en su estado ya era legal casarse 😉). Ambos vivían en armonía y con algunos problemas de vez en cuando (como cualquier pareja). Adán trabajaba como administrador de los recursos del jardín del Edén. Mientras que Esteban se encargaba de hacer bonitas y creativas campañas para los derechos animales. Su casa se encontraba en una de las orillas del Edén en donde tenían su propio huerto.

Seguir leyendo

Érase Una Vez: Aristemo

225 Visitas

Erase una vez dos príncipes que vivían en distantes reinos. El Príncipe Aristóteles estaba forzado a un matrimonio arreglado, mientras que el Príncipe Cuauhtémoc estaba en busca de su felicidad.

Pero un buen día, el Reino de los Córcega organizo una gran fiesta de disfraces, al cual fueron invitados muchas personas, incluidas personas de otros reinos. El Rey Pancho y su hijo, el príncipe Temo fueron invitados.

La fiesta comenzó como estaba esperado. Miles de jovencitas se acercaban al Príncipe Ari para conseguir su amor y atención. Pero parecía que ninguna llenaba ese vacío que Aris tenia.

Seguir leyendo